TODAS LAS “ENFERMEDADES” SON EMOCIONALES…

febrero 14, 2012 jose INFORMACION

Nuestros pensamientos producen constructivos y destructivos efectos sobre nuestros cuerpos de acuerdo con el  carácter de los pensamientos que nosotros alimentamos. Por ejemplo, estudios recientes han encontrado que pensamientos negativos y emocionales tales como temores, iras, rabias, celos, preocupaciones, ansiedades, liberan toxinas mortales dentro de la circulación sanguínea. Así mismo está demostrado, que cuando el amor, la esperanza, la bondad, el entusiasmo, felicidad o alegría fueron consentidas, ningún tipo de toxinas fueron creadas por los órganos del cuerpo.

Si el enojo, la tristeza o la alegría no se expresan, pueden desarrollarse graves padecimientos, desde una simple gripe hasta un tumor canceroso, contener las emociones podría ser causa de un sinnúmero de enfermedades; así pues, la contención emocional se convierte en una descarga para el cuerpo, ya que una emoción significa un cambio a nivel neuroelectrico en el organismo, que actúa directamente sobre el aparato muscular, si es leve (el síndrome doloroso lumbar), o directamente sobre los órganos internos, si es intensa.

La palabra emoción se utiliza con frecuencia como sinónimo de sentimiento, pero la psicología la define como una reacción que implica cambios fisiológicos, como variaciones en la temperatura del cuerpo, aceleramiento del ritmo cardiaco, o incremento en la actividad de ciertas glándulas (que esto último es imperceptible).

Tan pronto como nosotros entendamos y apliquemos esto, nosotros mejoraremos y sabremos que todas las enfermedades tienen sus causas y orígenes mentales y aun algo más importante es que nosotros nos encontremos con la valida conclusión que no hay enfermedades incurables. Nunca ha habido una enfermedad incurable y nunca lo habrá; esto dependerá de la creencia de nuestro pensamiento, es decir, si está o no la enfermedad en nuestro pensar.

La prueba más conocida está en que la ciencia médica todavía no ha podido encontrar cura para el “cáncer” porque ellos están buscando sus causas en lugares equivocados. El cáncer puede o podría ser contrarrestado con drogas, radiaciones, y cirugía, pero nunca podrá ser curado por tales métodos porque el cáncer es el resultado orgánico causado por las emociones y pensamientos humanos, que son el resentimiento y el odio.

La práctica médica no acostumbra centrarse en las historias emocionales de los pacientes y menos aun toma en cuenta la cantidad de enfermedades y dolencias que se presentan por el dominio de las emociones destructivas. Muy al contrario, lleva décadas centrando su atención tan solo en lo que funciona mal dentro del cuerpo sin pensar que dichas alteraciones emocionales actúan como sólidos factores pres disponentes.

Por tal motivo, es válido que muchos no crean que neutras mentes puedan sanar enfermedades físicas; es un tanto lógico decir que si nuestras mentes puedan hacernos enfermar (la cual todos hemos experimentado), ciertamente pueden hacernos mejorar. Algo muy importante de mencionar es, que no debemos desmayar si nadie está de acuerdo acerca de todo esto que estamos exponiendo.

Sin embargo, si estas personas pudieran explicarse cómo es que las emociones influyen en su salud, tendrían el poder de sanarse; pero no, no hay que soñar hay que dejarlos que ellos busquen su mejor creíble cura, pues solo así probablemente se curen. Para todos los demás, que en algún momento han comprobado que sus emociones influyen en gran medida en su salud, pero no saben como actúa, les explicare el procedimiento: una infinidad de “sendas” biológicas hacen que la mente, las emociones y el cuerpo estén íntimamente relacionados, de forma tal que el sistema inmunológico es el “cerebro del organismo”.

Algunas de las pruebas más patentes de que existe una relación directa entre las emociones y las enfermedades son las que ha aportado el especialista en inmunología David Felten, quien registro que las emociones ejercen un efecto poderoso en el sistema nervioso autónomo, que regula desde cuanta insulina se segrega, hasta los niveles de presión sanguínea y detecto un punto donde se comunica directamente con el sistema inmunológico.

Las reacciones de trastornos psicofisiológicos viscerales y del sistema nervioso autónomo comprenden los padecimientos  que con más frecuencia se denominan “trastornos psicomaticos” ; tales enfermedades psicosomáticas más frecuentes son aquellas que están vinculadas con el aparato respiratorio, la piel, el aparato gastrointestinal y el cardiocirculatorio. El asma bronquial, las disneas psicógenas, la dermatitis atópicas, la alopecia areata, dishidrosis, el colon irritable, la ulcera gastroduodenal, la constipación pertinaz, la disuria, la estranguria, la frigidez, la impotencia sexual, las taquicardias paroxísticas, las lipotimias, son las afecciones que se suelen ver con más frecuencia, ligadas con aspectos psicológicos.

¿Te identificas con alguna de ellas?…. y ¿desde cuándo?


Deja un comentario

Powered by http://wordpress.org/ and http://www.hqpremiumthemes.com/