ARTRITIS

abril 13, 2012 jose INFORMACION

Generalmente, la artritis se ha tratado con analgésicos, los cuales aminoran el dolor o no lo quitan; también se ha tratado de alinear la articulación quirúrgicamente, pero con el tiempo se vuelve a desalinear ; o intentan resolverlo sacando el liquido de la rodilla y les aplican anestésicos y corticoesteroides dentro de la articulación, para que no se edematice y no duela , lo cual proporciona solo un alivio temporal, ya que posteriormente el dolor se vuelve mas intenso y, lo que es peor, el desgaste articular se incrementa. Este procedimiento lo repiten  una y otra vez hasta que no encuentran otra opción mejor que utilizar una prótesis.

Existen dos fuerzas que estabilizan una articulación, una de ellas es una capsula, que en el interior contiene liquido que la separa, con el objeto de que no roce hueso con hueso; la otra fuerza que estabiliza la articulación, son los músculos, que además de darle sentido al movimiento que realizara, le proporciona con el tono (tensión) muscular, acercamiento a los huesos que la componen. Cuando uno de estos músculos, ya sea por flacidez o por contracción severa, modifica la posición de la articulación, provoca que con el tiempo se irrite el roce. Para evitar ese rozamiento de la cara de los huesos, en la capsula que los separa se produce más liquido dentro de ella con el fin de separarlos. A esto le llamamos artritis.

La contracción y la relajación muscular se llevan a cabo gracias al calcio que se ioniza en las gónodas (ovarios o testículos); la artritis comienza con una relajación o contracción muscular y, por lo tanto, las personas con artritis o con sintomatologías musculares, tendrán alteraciones o deformaciones disfuncionales en los testículos u ovarios. Si llegamos al entendimiento de que todo esto se da por la disfunción gonodal, cualquier tratamiento que no vaya encaminado a solucionar este problema, será infructuoso y una pérdida de tiempo. Todos los problemas gonodales en mujeres (ovarios) tendrán alteraciones menstruales, signos y síntomas que se relacionen con ellos, y en el caso del hombre (testículos) las alteraciones se suscitaran en manifestaciones prostáticas, deficiencias para orinar, en erección o eyaculación a cualquier edad y/o testiculares como inflamación, dolor y molestias.

Así, ni cirugías, ni analgésicos, ni implantes de células que supuestamente regeneran el tejido, ni nada lo resolverá. Solo si corregimos la disfunción gonodal podremos corregir la artritis y los problemas musculares.


Deja un comentario

Powered by http://wordpress.org/ and http://www.hqpremiumthemes.com/